domingo, 1 de mayo de 2011

open your wings...

Abre tus alas, pequeña, mira cuanto cielo te rodea.
Tus patas están bien enlazadas a esta rama de la cual cuelgas, firme, segura.
Pero no hay nada tras eso,
solo espera, angustia, sueños que no cumplir y promesas olvidadas.
No porque las olvidaras tú, no te confundas...
Ya nada logras estando aquí.

Abre tus alas, pequeña mía,
sal a explorar ese mar de sombras,
¿miedo? Lo desconocido siempre lo da
pero nunca ganarás nada quedándote aquí.
Vuela alto, en el firmamento,
vuela hasta el fin de los tiempos.
Recorre lugares olvidados y haz batir tus alas con fuerza sobre el viento...
sobre ese viento que se ríe hoy de ti, mientras esperas,
mientras temes sacar tu patita de este árbol y dejarte llevar.

Abre tus alas, mi dulce mariposa... y vuela lejos...
a un lugar donde tus sueños puedan hacerse realidad...
a un mundo donde ya nunca estés sola...

¡¡¡PLAF!!!

Abre tus alas... pero aletea con fuerza,
mi mariposilla, aunque duela, aunque se te vaya el alma en ello.
Porque si te sueltas, si decides volar y saltas...

Has de mantenerte en el aire.

Porque si no te esfuerzas tú, nadie más lo hará...

y tu único destino será la húmeda tierra que hay bajo mis pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada