jueves, 12 de enero de 2012

Rinconcito chiquitito

Un pasito más, y mi mente se desboca.
Disfruto con esa risa tuya, que tanto me aporta.
Me dices que te gusta escucharme, y me siento crecer.

Me haces feliz.


Me pongo a cantar, a bailar, a dar saltos de alegría,
y agarro tus manos para que den vueltas con las mías,
un paso, dos, mientras canto a pleno pulmón
en una danza espero, jamás vea bajar el telón.

Tus pasos aminoran, tu sonrisa se cansa,
deshaces nuestras manos y me das la espalda.
“¿te pasa algo?” “no, no es nada”
“sigue cantando, que me alegras el alma”.

Sigo feliz, a tu lado, aunque tu te apagas torpemente
ya no me miras, tus ojos se pierden en el horizonte,
tus brazos pesan, cual pesados lingotes
tu risa se perdió, hace tiempo atrás...

Empiezo a preocuparme, a intentar recuperarte
de este pozo al que has caído
y del que no puedes alzarte
Tú me miras...

Y en tus ojos no hay brillo...


Me dices que me calle
que estás harto de escucharme
te duele la cabeza, no estás para cansarte.
Me duele, me aflijo
y en una esquinita me aovillo
a tu lado, nada lejos
para no perderte de vista ni un momento 
Y en silencio, sin más
así mi presencia no notarás.

A ver si con suerte vuelvo a ver
esa sonrisa que logré perder.

¿y si estoy haciendo esto
porque me siento completa a tu lado...
          ...por qué me siento como si no valiera nada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada