lunes, 13 de septiembre de 2010

Espejismos

Quiero abrazarte,
quiero acariciarte,
quiero besarte,
quiero sentirte,
quiero sentirte...

Y quiero hacerlo ahora,
con fuerza, sin demora,
Porque en cuanto abra estos ojos
que con fuerza cerré,
me daré cuenta...

Que todo es una ilusión,
que ya no estás aquí,
que como el viento viniste,
y como el viento te marchaste,
a un lugar lejano,
un lugar al que no puedo seguirte
simplemente caminando.


¿todo se acabó?
¿acaso empezó?
La fría lluvia acaricia mis mejillas
recordándome cual es mi lugar
cual es mi realidad.

La lucha no ha empezado
pero ya está por terminar.
Y si bajara las armas...
¿acaso no habría
menos sangre que derramar?

Pero eso sería rendirse,
sería agachar la cabeza,
y aceptar que alguien venció,
que alguien fue más fuerte que yo.

“Mi corazón no me ha dado permiso para marchar.”

Aún no.

El dolor, el llanto,
la inseguridad, el sufrimiento...
Todo hay que aceptarlo,
pues forma parte de esta guerra...
que no, aún no ha terminado.

Así cerraré los ojos,
una vez más,
y volveré a verte frente a mí,
volveré a amarte.
Y así reuniré fuerzas,y aplazaré ese día maldito,
en que vuelva a sentir las gotas en mi rostro,
y deba volver a abrir los ojos.

solo para descubrir,
solo para entender...

Que mi realidad es estar sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada