miércoles, 17 de octubre de 2012

SM: La regla más básica

Con esa exactitud tan característica de la ciencia que enseñas, llenas la pared de fórmulas y teoremas. Los revisas impresionado de tu propia capacidad, cuando te das cuenta que algo falla: el resultado.
¿Pero por qué? lo repasas. No lo entiendes. Te enfadas. Te ofuscas. Te ayudo. Me echas. Me ignoras.
Al límite de tus fuerzas, agonizando en el rincón, descubres una hoja arrugada. Papel en el que te escribí, hace diez años, la regla más básica de todas: que 2+2 son 4. Lo recuerdas, sonríes avergonzado y me pides perdón.
Suspiro pensando cuánto me gusta esa sonrisa... una lástima que, en unos minutos, vuelvas a olvidarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada