martes, 30 de octubre de 2012

Sin dejar de mirar

Un instante. 
Si dejas de mirar, lo pierdes para siempre, pero no sabes cuando va a suceder...
Inventas, 
Imaginas, 
Esperas, 
Ansías.

Y ahí está, surcando los cielos, abriéndolos a su voluntad, mostrando el lado más perverso jamás visto.

Tras él, llega el grito.

Pero este es alto y doloroso, profundo y cruel.
Un grito que te cuenta que no levantaste el rostro para ver el milagro... y te lo perdiste.
 

¿Acaso crees que volverá a ocurrir?
 

Sigue esperando, nada es imposible... Pero no dejes de mirar, ni un solo instante, mantente alerta...

O lo perderás de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada